1-M: Terminar con la explotación de trabajadoras inmigrantes, es el comienzo de la revolución en el sistema de cuidados en Euskal Herria

Nunca como en estos tiempos hablar del sistema de cuidados y la importancia de poner en el centro la vida se convirtió en un discurso que con las mismas palabras se explica a la izquierda y a la derecha. Unos hablan de “silver economy” y otros de ·modelos ideales”, pero ambos tienen un sesgo en el diagnóstico y es : Dónde se ubican en ese ideal de sistema de cuidados las más 10.000 cuidadoras inmigrantes que trabajan atendiendo a personas mayores dependientes en los domicilios en condiciones laborales de absoluta ilegalidad en materia de salarios, jornadas y descansos.

La sociedad vasca esta inmersa en una disyuntiva que va a marcar la organización social para lo que resta del Siglo XXI y debe decidir hoy si los derechos a envejecer con autonomía, integridad se van a integrar como un pilar más del Estado de Bienestar y concebir los cuidados como un sistema único universal público y comunitario o – por el contrario -como un sistema individual, privatizado donde los cuidados estén garantizados por aseguradoras, al estilo norteamericano donde impera la ley del mercado en toda su extensión .

Desde Malen Etxea, asociación de mujeres inmigrantes creemos que si aspiramos a alcanzar los postulados de la Agenda2030 de trabajo decente y sostenible, de igualdad y de terminar con las desigualdades es impostergable el compromiso público de las instituciones, de la Diputación de Gipuzkoa y del Gobierno Vasco para erradicar el trabajo de interna como sistema de atención a la dependencia en este país.

Hay que terminar con la lógica patriarcal -clasista – racista y neo liberal que rige en el mercado laboral de los cuidados , del que las administraciones son cómplices. Ninguna política de cuidados que busque trabajo de calidad en el sector puede implementarse mientras se siga normalizando la explotación de mujeres inmigrantes en los servicio de cuidados en los hogares.

Antes de la pandemia el Diagnóstico presentado por la EHU- UPV (mayo 2019) alertaba que las trabajadoras inmigrantes en los cuidados.

  • 95,88 se dedica a cuidar personas en situación de dependencia, que casi siempre viven solas con la trabajadora
  • En un 90,12% de los casos, los salarios de las internas no llegan al mínimo interprofesional en relación con la jornada. Las trabajadoras en situación administrativa irregular cobran peores salarios
  • El 53,92% de las internas no llega a tener 10 horas de descanso nocturno, porque las personas atendidas necesitan cuidados diversos (tranquilizarlas, acompañarlas al baño, movilizarlas, suministrarles medicación, etc.).

En 2021, las condiciones laborales de las trabajadores inmigrantes en los servicios de cuidados en Euskal Herria es de explotación laboral sin tapujos y en expansión brutal como consecuencia de la crisis y el miedo en las familias, creado por el COVID-19.

Este 1-M, desde Malen Etxea exhortamos a las administraciones y a la sociedad a :

1.Erradicar el trabajo de interna. Queremos un compromiso público de las instituciones, para

terminar con el trabajo de interna como forma de atención de los cuidados en los domicilios y diseñar un proceso de de transición que tome en cuenta a las actuales trabajadoras inmigrantes internas y se las incorpore como trabajadoras con derechos iguales a todas las trabajadoras dentro de un Sistema Único- Universal -Público -Comunitario de Cuidados.

2. Reconocimiento como cuidadoras de las trabajadoras inmigrantes en los servicios de cuidado en domicilio independiente de su situación administrativa regular o irregular, por declaración jurada de la persona atendida, de la familia o de médico de cabecera.

3. Solicitar al Gobierno Central que incorpore a las Asistentes Socio-sanitaria en Domicilio, como una profesión de difícil cobertura y explorar con coraje y justicia las posibilidades que abre en tiempos de Alarma y Emergencia el artículo 65.1 del Real Decreto 557/2011 para hacer emerger parte de la economía sumergida y el acceso de las familias a las ayudas por la dependencia.

4. Destinar los fondos de recuperación europeos para desarrollar políticas fiscales y de promoción y fomento de cooperativas organizadas y gestionadas por trabajadoras para los servicios a domicilio , apoyando la sostenibilidad de la economía social y solidaria

5. Revolucionar los Servicios de Atención en Domicilio, aumentando los presupuestos y las competencias de los ayuntamientos, para poner filtros a los fondos buitres que se están haciendo de los cuidados su nuevo boom económico con los fondos públicos.

6. Cristalizar un convenio marco para el reconocimiento de las distintas categorías profesionales en el ámbito de los cuidados en domicilio con las cooperativas de cuidados y entidades de base, en la que estén representadas las organizaciones de trabajadoras cuidados en domicilio.

Mientras se acepte la explotación laboral de mujeres inmigrantes en los servicios de cuidados como forma de atención a la dependencia, no habrán Agenda 2030 cumplida en Euskal Herria.

Euskal Herria, 1 de mayo 2021

Malen Etxea, asociación de mujeres inmigrantes