26- Enero Huelga de Cuidados en Euskal Herria

Malen Etxea, asociación de mujeres inmigrantes, trabajadoras de hogar y cuidados en los domicilios, sobre cuyos cuerpos y vidas disponibles 24 horas y sin libertad se sostiene “ el modelo vasco de cuidados”, frente a esta Huelga de Cuidados, decimos que las Administraciones Vascas se llenan la boca con el “silver economy” del cuidado, mientras mantienen con condiciones de trabajo neo-esclavista a miles de mujeres inmigrantes en los servicios de cuidado en domicilio.

El Gobierno Vasco no está solo en esta política de invisibilizar todo el universo de cuidados que realizan miles y miles de mujeres inmigrantes atendiendo a las personas mayores en domicilios, y lo hace arteramente, exigiendo una habilitación profesional, vinculando la ayuda a la dependencia al contrato de una Asistente Socio Sanitaria en Domicilio y acepta que el contrato sea de “empleada de hogar” en un Régimen Especial , con derechos laborales restringidos, sin cobertura social por paro y a sabiendas que trabaja los 365 del año.

 EL certificado de Asistente Sociosanitaria en Domicilio, se ha convertido en el elemento regulador del mercado de cuidados, que facilita la explotación, aumenta la incertidumbre y tira al suelo el valor de los servicios de cuidados fuera de los espacios reconocidos por la institucionalidad: SAD, Centros de Día y residencias, que son los únicos ámbitos donde -para esta sociedad – hay trabajadoras con derechos.

Desde Malen Etxea, reivindicamos la formación y profesionalización del sector, pero no admitimos que miles de mujeres que trabajan cuidando mayores en los hogares, durante años, que realizan un trabajo de excelencia – según todos los estudios de calidad de vida de los mayores y los informes de los servicios médicos de cabecera- ; se vean obligadas a dejar el trabajo o cobrar menos porque no tienen el certificado. Si a esta situación se suma la situación administrativa irregular, la consecuencia es la puerta abierta a la explotación laboral, amparada con la complicidad social.

La solución es política y pasa por reconocer como cuidadoras en domicilio a todas las trabajadoras inmigrantes que realizan esta tarea, independiente de su situación administrativa; reconocer que en el País Vasco el cuidado en domicilio es una profesión de difícil cobertura y pedir al Gobierno Central que abra la vía de regularización en estos tiempos excepcionales. De esta manera se pondría igualdad en la línea de partida, en una sociedad caracterizada por la etno-estratificación del mercado laboral.

La huelga de cuidados, planteada por las mayorías sindicales en Euskal Herria mantiene la lógica de las políticas públicas: residencias, centros de día, SAD. Para Malen Etxea, los cuidados a mayores y personas dependientes en domicilio que realizan miles de mujeres inmigrantes deben ser incorporados a un Sistema Vasco Público, Único y Universal de cuidados, si queremos terminar con lógica neocolonial, clasista y discriminatoria que rige las relaciones laborales en el sector de los trabajos de hogar y de cuidados en este país.

Democratizar el sistema de cuidados es urgente, imperativo e ineludible si queremos vivir en una sociedad justa, sin discriminaciones, con justicia social e igualdad.

Malen Etxea, 26 de enero 2021